¿Qué es iboga?

Una revista sin escritores. Una tienda sin productos. Una red social de creación.

Él es el Ibogorila, creador del famoso ilustrador Arturo Cejudo (Arty Fox). Este psicodélico personaje fue diseñado para difundir la cultura y burlarse de los que creen saberlo todo. Ha sido dibujado por diferentes artistas y sigue siendo nuestra querida mascota.

Iboga nació hace 5 años como una revista adictiva, irreverente y psicodélica. Era una revista de arte, tecnología, diseño, videojuegos y de cualquier cosa que al (en ese entonces) equipo Iboga le llegara a la mente.

Evadimos el lenguaje académico, educado y técnico, quisimos crear contenido de calidad fácil de entender, divertido y que nos dejara con un buen sabor de lengua… ¡como la iboga!

Al principio Iboga comenzó como una revista física, vendida en librerías de toda la República, pero tras un cambio tecnológico, migró a la web.

Hace 3 años creamos una revista digital y descargable (aún disponible en la esquina superior derecha de este sitio) para que el trabajo de los creadores perdurara y no se perdiera en la web. Luego migramos a un contenido de noticias y notas de actualidad. Ahora Iboga evolucionó y es mucho más que una revista…

En la antigua África, los pueblos utilizaban la tabernanthe iboga para sus rituales mágicos y místicos. Con un pasón de la planta, podían ver a sus ancestros y llegar a nirvanas inimaginables, indescriptibles o, como diría Lovecraft, “inenarrables”. Ya en nuestro mundo moderno, la iboga se utiliza para curar a los marigüanómanos, cocainacos y metanfetaminosos de sus terribles padecimientos. Dicen las malas lenguas, que la iboga también es un buen afrodisiaco… ¡así que date una probadita de lo que tenemos para ti!

Iboga no es un negocio, ni una revista élite, ni si quiera tenemos temas específicos. Iboga se responsabiliza de todos aquellos creadores desamparados (como el editor) que sólo quieren difundir su obra y/o ganar currículum para que cuando salgan al ambiente laboral no les vengan con que no saben nada de la vida. ¡Pero también publican en Iboga escritores experimentados que sólo quieren opinión! Iboga es laica, gratuita y debería ser obligatoria

Cualquiera puede escribir y publicar y obtener dinero por lo que escribe en una competencia justa. Para esto, el editor revisa el contenido de todos los artículos antes de publicar. Odia el contenido basura, los tops tipo Buzzfeed y la información amarillista o sin verificar. Sin embargo, adora la creación, por lo que el editor no revisa ni juzga cuentos, poemas, crónicas, columnas de opinión o cualquier cosa que venga directo de la mente del escritor.

Iboga evolucionó. Ahora ofrece sus servicios de marketing, publicidad y contenido a los desamparados. El editor caza pequeños proyectos creativos que requieren una solución en línea y los integra a la plataforma Iboga. Por venta por comisión, Iboga obtiene ingresos y los comparte con cada uno de sus escritores (la parte proporcional a las visitas mensuales que sus artículos generen) y al mismo tiempo ayuda a impulsar las ventas de sus aliados comerciales.

Iboga ahora integra una comunidad. Puedes entrar, registrarte, agregar amigos, inbox, hacer grupos, comentar… todo lo que puedes hacer en Facebook, pero en una comunidad de gente creativa, enfocada en compartir experiencias de calidad fuera de la sobreinformación de las redes.

Portadas de Iboga